Orlando Marín recorre las calles del centro de la ciudad hace treinta años con su gorra roja, bata blanca y alegría sin igual. Entonando su canción vende salchichón con arepa en cada esquina.

Dejar una respuesta