En el retorno 10 de la autopista Medellín – Bogotá nos encontramos con una deliciosa carpa roja llena de manjares y un personaje sin igual, es algo así como el cuento de Hansel y Gretel, solo que aquí debemos pagarle a la dulce y tierna señora con dinero contante y sonante. Un dulce relato de una Esquina en autopista que suena a ida y vuelta.

merenge

Dejar una respuesta