Desde el Barrio Trinidad, Juan Carlos Piedrahita nos cuenta la historia de su inicio en el arte de la barbería, además, relata cómo logra convertirse en confidente para sus clientes; un jugo de tomate de árbol y unas galletas fue su primer pago.

¡Su arte le ha dado para vivir al lado de su familia durante varios años!

Dejar una respuesta