Este es un viaje por esta ciudad que segmenta y excluye. Un recorrido por caminos que raramente son caminados por alguien diferente a quienes allí moran; territorios invisibles que luchan desesperadamente por sumarse a esta ciudad que crece sin parar y se desborda en las montañas, relatos de Esquina que construyen independencia y memoria colectiva para una ciudad que no quiere reconocer su memoria.

Medellín en sus últimas décadas ha presentado un incremento que hasta hoy podríamos nombrar desconocido. Debido a la violencia que ha azotado a Colombia durante las últimas 5 décadas, han llegado cientos y cientos de personas de diferentes regiones que hacen también parte de esta ciudad. En aquellas laderas de los distintos barrios populares, donde solo existían potreros y árboles se fue construyendo otra Medellín, una ciudad alterna que creció rápidamente y que cada día se hizo más difícil de no ver, pero que aún hoy se ignora.

En la comuna 3 existen muchos lugares especiales, Territorios que han nacido y crecido en medio de la necesidad por encontrar un espacio donde parar para no seguir corriendo.
Este primer lugar que visitaremos hoy tiene una vista encantadora. Allí donde antes solo existían pinos y potreros, hoy se levanta un territorio digno y fuerte que se construyó en la adversidad: LA CRUZ

Ahora conoceremos un territorio ubicado en la comuna 8 de nuestra ciudad. Arriba como un guarda que cuida y vela por una ciudad que se construya desde la equidad está ubicado EL FARO

LA HONDA, un territorio ubicado en la comuna 3 que desde hace años lucha por obtener su reconocimiento como barrio y dejar de ser un sector. Según sus habitantes esto les ayudaría muchísimo en su desarrollo y frente a su reconocimiento a la ciudad y sus derechos.

EL SINAÍ, es un espacio de la ciudad que ha recibido a muchas personas desplazadas, convirtiéndose así en una solución para parar de caminar y tener nuevamente un hogar.

BELLO ORIENTE, un lugar encantador. Quienes aquí moran son personas nobles, campesinas en su mayoría que aún conservan el campo en la ciudad. Allí todo se ha construido comunitariamente, la escuela, las vías de acceso, las huertas y hasta las mismas casas.

Dejar una respuesta