Influenciada por su padre, un campesino de la vereda Charco Verde del municipio de Bello, fue como Rosalba Gallego Monsalve, habitante de esta misma población, se sumergió en los mágicos mundos de la poesía y la música. Esta bellanita no concibe la vida sin las notas musicales ni las poesías que a diario lee y escucha. Asegura que son como un vino que se derrama en el alma y la lleva a otra dimensión.

Dejar una respuesta