Cada día en Las Esquinas de la ciudad se viven milagros, hechos inesperados que avivan la esperanza y que van abriendo caminos para el reencuentro con el amor, la alegría, la fuerza y el sueño de un país que se hace posible en cada palabra y en cada palpitar de quienes lo habitan.

 

Dejar una respuesta