El Barrio el Naranjal ha sido por años el lugar de encuentro de conductores, que buscan en las manos de los mecánicos y soldadores un alivio a los achaque de sus carros.
Peineto, un hombre que a través del ajedrez ejercita su mente y con la chatarra ejercita su alma.

Dejar una respuesta