Pintar es un gran acto de meditación, es darle colores a las realidades, es perderse en
otro mundo. Y eso ha hecho Hugo Bedoya quien ha pintado su realidad en las calles de
la ciudad de Medellín como un desafío desde su imaginación para resistir en una jungla
de cemento que limita las posibilidades del artista popular.

Dejar una respuesta