No queremos ser parte de esta guerra, ni de ninguna guerra.  Por eso hoy le decimos al mundo que los Colombianos merecemos un país en Paz porque es hora de que los niños puedan jugar tranquilamente en  la calles, los jóvenes habiten las Esquina y los hombres y mujeres caminen firmes en la tierra y no en las cenizas.

Sencillamente porque es hora de escuchar lo que la violencia jamas podrá decir.

“Para el silencio una palabra
para la oreja un Caracol
un columpio para la infancias
y al oído un acordeón
para la guerra nada.”
Marta Gómez

Dejar una respuesta