Cuando entramos a un taxi, después de un duro día de trabajo, es gratificante encontrarse con Gustavo García, un taxista que hace de la risa, parte de su profesión.

Dejar una respuesta