Con mi abuelo José pasaba las tardes sentado en el quicio de su casa, siempre a su lado y con un buen olor a café. Él se sentaba una hora antes de mi llegada del colegio y apenas me veía me levantaba la mano desde la distancia. Al llegar…. El ritual de siempre….. un beso en la frente, saludo a la abuela y a sentarme a su lado para escuchar historias.

Uno de esos días, hoy lo recuerdo muy bien; tenía en sus mano un álbum de fotos y a partir de ellas empezó a contarme cómo transcurrió su vida campesina en una de tantas veredas de este país. Ese día entendí por qué su casa era tan parecida a ese campo que algunas vez tuvo que dejar, por razones que hoy no les contaré.

Por eso cuando empecé a escribir mi relato para hoy necesariamente tenía que devolverme en el tiempo. Una de las mayores reflexiones que hacía mi abuelo era que se necesita un país que reconozca que el potencial de su desarrolla nace en el campo y que por eso los campesinos y su campo necesitan protección en salud, en tecnología, un comercio justo y sobre todo un gobierno que subsidie el campo.

Hoy el campo y en especial la ruralidad de Medellín se encuentra ante una grave crisis sanitaria, social y económica, acentuada por la desigualdad e injusticia territorial en la que se encuentra nuestra ciudad y nuestro país. Mejor dicho, una crisis que hoy en esta contingencia sólo se acentúa, pero que se vive desde hace mucho tiempo.

Necesitamos con urgencia que se mire al campo con ojos de justicia social, no como la
despensa de alimentos para los más ricos. Necesitamos que se miren con justicia las manos de nuestros campesinos que tienen el poder de labrar la tierra y no sólo la que dan los corregimientos de Medellín, sino la tierra amarilla en donde miles de familias han construidos sus casas. Necesitamos que hoy en esta contingencia se mire la ruralidad con justicia social…. Porque de verdad nuestros vecinos rurales, si, esos…. los que vamos a visitar en feria de flores para ver sus silletas, o cuando decidimos ir a tomar aire puro o a comprar algunos productos de producción limpia, o muchos a pasar unas cuantas vacaciones.

Necesitamos una alcaldía que esté a la altura de las necesidades de nuestra población rural, no mas automarketing. Necesitamos acciones concretas para personas especificas, esas que cultivan la vida.

Abrir chat
1
Hola 👋 ¿Quieres ponerte en contacto? Escríbenos por WhatsApp desde este medio 💬 o mejor aún, agréganos a tu lista de contactos como La Esquina Radio con el número +57 3053051745