Recorrer las calles, mirar el sol, sentir el agua, el aire o simplemente la naturaleza, aportan a la felicidad de Viviana Restrepo, ella, una mujer que aprendió a tomarse su tiempo para contemplar el mundo, para ver lo bello que es la ciudad de Medellín.

Dejar una respuesta